LLAMARContactar

7 razones por las que querrás presentarte a ayudante de instituciones penitenciarias

¿Estás pensando en presentarte a las oposiciones de Ayudante de Instituciones Penitenciarias? Es lógico que te asalten las dudas. Enfrentarte a ello es una carrera de fondo que exige mucha disciplina y perseverancia. No obstante, son muchas las razones por las que la decisión de embarcarte en esta aventura definitivamente merece la pena. Cuando consigas superar todas las fases de la oposición, tendrás un trabajo estable que te permitirá disfrutar de tiempo libre y de un sueldo interesante, además de ofrecerte mucha satisfacción personal.

Si quieres conocer más a fondo las atractivas condiciones laborales de los funcionarios de prisiones, puedes consultar anteriores entradas de nuestro blog:

https://academiaforvide.es/funcionario-de-prisiones/

https://academiaforvide.es/sueldo-funcionario-prisiones/

En este post, vamos a darte 7 poderosas razones por las que no te arrepentirás de apostar por esta profesión. Si quieres disipar todas tus dudas y contar con una buena dosis de motivación para empezar o seguir estudiando, sigue leyendo.

¿Qué requisitos son necesarios para ser admitidos como ayudante de instituciones penitenciarias?

Antes de contarte las múltiples ventajas de decidir estudiar esta oposición, es necesario aclarar que se exigen unos requisitos para poder presentarse al proceso selectivo y desarrollar posteriormente el puesto de trabajo. Asegúrate de que cumples con todos ellos para que no te encuentres con una sorpresa desagradable a la hora de pasar las pruebas.

 Requisitos legales para ser ayudante de instituciones penitenciarias

Para ser admitido o admitida en el proceso selectivo de ayudante de instituciones penitenciarias, es necesario cumplir con los siguientes requisitos legales para ser funcionario de prisiones. Los más importantes son:

  • Tener la nacionalidad española.
  • Ser mayor de edad y no sobrepasar la edad máxima de jubilación forzosa.
  • Contar con el título de Bachillerato o Técnico o tener cumplidas las condiciones para obtenerlo en la fecha de la finalización del plazo de presentación de solicitudes. Hay títulos que son equivalentes al de Bachillerato, como los Grados Superiores, que también sirven para poder presentarse a la oposición. Puedes consultar los títulos equivalentes en la página del Ministerio de Educación y Formación Profesional.
  • No presentar ninguna exclusión médica, puesto que el tercer ejercicio consiste en un reconocimiento cuyo objetivo es detectarlas.
  • No haber sido separado mediante expediente disciplinario del servicio de cualquier Administración Pública, ni encontrarse en inhabilitación absoluta o especial para empleos o cargos públicos por resolución judicial.
  • No haber sido condenado por delito doloso a penas privativas de libertad superiores a 3 años, salvo que se haya obtenido la cancelación de los antecedentes penales.

 Actitud de un ayudante de instituciones penitenciarias

funcionario-de-prisiones

Debido a las peculiaridades de esta profesión, antes de decidir embarcarte en la aventura de ser funcionario de prisiones, debes plantearte si vales para ello y si realmente te gusta. Hay una serie de rasgos psicológicos que si tienes, harán de ti un buen candidato:

  • Firmeza y aplomo a la hora de expresar tus ideas. Al fin y al cabo, parte de tu trabajo será dar órdenes, y es importante la actitud con la que las formules para que sean eficaces. Trabaja la seguridad en ti mismo o misma.
  • Ser una persona abierta de mente, y en especial que estés preparado o preparada para interactuar con personas de diferentes culturas, nivel socioeconómico, orientación sexual, identidad de género, etc.
  • Accesibilidad y flexibilidad, puesto que la actitud de continuo aprendizaje es vital en esta profesión. Escucha a profesores y funcionarios veteranos, que son los que más pueden orientarte y ayudarte en tu andadura estudiantil y profesional.
  • Iniciativa propia y agilidad; ya que si bien es importante saber acatar órdenes, también es imprescindible tomar decisiones correctas y estar dispuesto o dispuesta a trabajar y a aprender al máximo.
  • Asertividad y capacidad para resolver pacíficamente los conflictos que puedan presentarse en el medio penitenciario.

Ventajas de ser ayudante de instituciones penitenciarias

Ahora que ya sabes los requisitos que tienes que reunir para ser Ayudante de Instituciones Penitenciarias, es el momento de que conozcas las ventajas que ofrece esta profesión y que hacen que todo el sacrificio de estudiar merezca la pena sin lugar a dudas.

La oposición de ayudante de instituciones oferta un buen número de plazas

En la Oferta de Empleo Público de cada año se detallan cuántas plazas van a ofrecer para Ayudante de Instituciones Penitenciarias (así como para los demás puestos públicos de cada Ministerio). Si bien hubo unos años complicados, el número de plazas no ha parado de subir desde el año 2015 y ha habido convocatoria todos los años. La última OEP fue la de 2019, cuyas pruebas selectivas se desarrollaron en febrero de 2020, y se ofertaron 900 plazas, un número nada desdeñable. La tendencia ha sido creciente, ya que en 2018 se ofertaron 831 plazas y en 2017, 701.

El futuro invita al optimismo, ya que hay muchas vacantes sin cubrir y la edad media de los funcionarios de prisiones ronda los 50 años, lo que quiere decir que se esperan muchas jubilaciones en los próximos años.

Número de candidatos bajo

Si bien es cierto que la consideración de que el número de candidatos es bajo depende de con qué oposición lo comparemos, la de Ayudante de Instituciones Penitenciarias tiene una ratio que la hace asequible, no sin esfuerzo y dedicación.

En la OEP de 2019, se admitieron 13.218 instancias para 900 plazas, lo que significa que hubo 14,68 candidatos para cada plaza.

Esto se debe principalmente a que es una profesión vocacional y a que el temario es extenso en comparación con otros procesos selectivos del nivel C1.

Sueldo atractivo de los ayudantes de instituciones penitenciarias

sueldo-funcionario-prisiones

El rasgo más atractivo de las retribuciones ya no es la cuantía, sino que se trata de un sueldo estable, algo que en los tiempos que corren no es fácil de alcanzar.

Estas retribuciones están compuestas por diversos conceptos que pueden variar:

  • Sueldo base. Al tener un nivel C1, un funcionario de prisiones cobra 10.727,38€ al año, divididos en 14 pagas, lo que se traduce en 781,39€ al mes.
  • Trienios/Antigüedad. Por cada tres años de servicios prestados en la Administración Penitenciaria, el sueldo se incrementará en 335,40€ anuales (28,59€ al mes).
  • Paga extra. Se perciben en junio y diciembre, y son de 675,35€ cada una.
  • Complemento de destino. Dependerá del puesto de trabajo que estemos desempeñando y del nivel que tengamos consolidado. En el caso de los funcionarios de prisiones, puede ir del nivel 15 al nivel 22. En el nivel 15 se perciben 4.975,04€ anuales por este concepto. Aquí hay que tener en cuenta que los Centros Penitenciarios se dividen en distintas categorías y que el complemento de destino puede variar dependiendo de cómo se clasifique el centro donde estemos destinados.
  • Complemento específico. Aquí entra en juego el área donde estemos prestando servicios: Área mixta, oficinas o vigilancia; así como la categoría que tenga el Centro Penitenciario. Por ejemplo, si nos encontramos en un centro de categoría 1.1 peninsular, un funcionario de V1 tendría un complemento específico de 1.015,06€, uno de V2 910,83€, en Área mixta 863,90€ y en oficinas 692,33€. Por lo tanto hay una diferencia considerable entre trabajar en oficinas o en interior.
  • Complemento de productividad. Retribuye un especial rendimiento o dedicación del funcionario en el ejercicio de sus tareas.
  • Pueden existir otro tipo de conceptos, tales como indemnizaciones por razón del servicio, residencia, etc.

Todo esto se puede resumir en que, aproximadamente, un funcionario de prisiones percibirá mensualmente alrededor de 1.400 – 2.500 €, dependiendo de todas las coyunturas que hemos visto anteriormente.

Vacaciones y horario atractivo

El rasgo que más envidia suscita del trabajo de ayudante de instituciones penitenciarias es precisamente el horario y las vacaciones. Nuestro tiempo libre y su distribución dependerá del área donde estemos prestando servicios:

  • Oficinas. Trabajan de lunes a viernes, de 8:00 a 15:00. No obstante, existe la opción del doblaje: trabajar una tarde para tener una mañana libre. Así, podrías organizarte de tal manera que tu horario de trabajo fuera de lunes a jueves. Tienen 22 días hábiles de vacaciones al año.
  • Vigilancia. Dentro De esta área, hay dos modalidades, y tienen algunos rasgos en común. En ambas hay posibilidad de hacer cambios de turno con compañeros para poder librar más días seguidos, lo que es muy conveniente si no estás en tu ciudad y te interesa ir de visita.
    • V1: está sujeto a turnicidad e incluye noches, festivos, fines de semana… La ventaja es que se trabajan tres días (los dos primeros, en horario de mañana y tarde, de 8:00 a 22:00; y el último, en horario de noche, de 22:00 a 8:00) y se descansan cinco días. Cuentan con 22 días hábiles de vacaciones al año, a los que se suman 16 días de compensación de festivos y otros 6 días de asuntos propios.
    • V2:en este caso, se trabaja dos días de mañana y tarde (de 8:00 a 22:00) y se libra durante 4 días. Cuentan con 22 días hábiles de vacaciones al año, a los que se suman 9 días de compensación de festivos y 6 días de asuntos propios.
  • Área mixta. El horario es el mismo que en oficinas: de lunes a viernes, de 9:00 a 15:00. También existe la posibilidad de doblaje, como ocurría en oficinas. Tienen 22 días hábiles al año de vacaciones.

Los días de vacaciones anuales van aumentando en función de la antigüedad. Así, con 15 años de servicios, tendríamos 23 días hábiles de vacaciones; con 20 años, 24 días; con 25 años, 25 días; y con 30 años o más, 26 días.

Amplias posibilidades de ascender

Dentro de un Centro Penitenciario, hay una gran variedad de puestos de trabajo a los que se puede acceder bien por oposición libre o bien por promoción interna, lo que significa que existe la posibilidad de ir progresando en nuestra carrera profesional como ayudante de instituciones penitenciarias.

De los distintos tipos de funcionarios de prisiones ya hablamos en esta entrada de nuestro blog:

https://academiaforvide.es/tipos-de-funcionarios-de-prisiones/

Básicamente, podemos dividir a los funcionarios de prisiones en tres categorías:

  • Ayudantes de instituciones penitenciarias. Como ya sabes, se accede a través del sistema de oposición y los recién aprobados tienen un nivel 15, que se plasma en sus retribuciones.
  • Cuerpo Especial. A diferencia del puesto de Ayudantes, solo se puede acceder por promoción interna, y son requisitos imprescindibles contar con un Grado universitario o equivalente y tener una antigüedad de al menos 2 años. En este grupo se encuadran puestos tales como Director, Educador, Jefe de Servicios o Coordinador de Servicio Interior.
  • Cuerpo Superior de Técnicos. Se puede acceder bien por oposición libre o por promoción interna, habiendo pasado previamente por el Cuerpo Especial. Es necesario contar con un Grado universitario, que dependerá del puesto que vayamos a desempeñar: Jurista, Psicólogo, Trabajador Social, etc.

No tiene fase de concurso

Una clara ventaja frente a otras oposiciones es que la de Ayudante de Instituciones Penitenciarias no tiene fase de concurso.

Esto significa que para conseguir tu plaza, todo lo que debes hacer es superar el procedimiento selectivo. No existe la interinidad ni hay bolsa de trabajo. Si haces un buen examen, ningún aspirante te quitará tu plaza por tener más puntos o méritos que tú. Únicamente se atiende al puesto que hayas conseguido después de hacer un baremo entre tu nota del primer ejercicio y tu nota del segundo ejercicio, ¡así que estudia mucho para conseguir el mejor número posible!

Profesión gratificante

Tener un buen sueldo o mucho tiempo libre son razones poderosas para elegir esta oposición, pero de nada servirían si la profesión no nos aportara las grandes dosis de realización y gratificación que nos ofrece. Ser ayudante de instituciones penitenciarias es un trabajo muy humano y de enorme compañerismo que realmente hace que los funcionarios se sientan útiles para la sociedad y que se vayan a la cama sabiendo que están haciendo del mundo un lugar un poquito mejor.

Después de todas estas razones, seguro que ya no tienes dudas de que ser funcionario de prisiones es una opción, cuanto menos, interesante.

Para conseguir tu sueño, deberás contar con la mejor formación, y la Academia Forvide la pone a tu disposición. Contacta con nosotros y resolveremos tus dudas con mucho gusto.

Recent Posts
inscripcion-ayudante-instituciones-penitenciariasventajas-de-aprobar-una-oposicin-en-forvide